Noticias

Perjuicio econmico no constituye sustento para configurar despido por incumplimiento de obligaciones de trabajo

3 de Mayo de 2018 | Noticia
Noticia

Gravedad del incumplimiento de obligaciones de trabajo, requiere que la conducta del trabajador no solo produzca una falta de cumplimiento de las mismas sino que esa omisión rompa la confianza depositada, anulando las expectativas puestas en el trabajo encargado y haga que la relación laboral se torne insostenible, siendo irrelevante que el incumplimiento ocasione algún perjuicio al empleador ya que lo que se sanciona es el incumplimiento de las obligaciones de trabajo que supone el quebrantamiento de la buena fe laboral, siendo esto último lo que califica de lesivo el comportamiento del trabajador dando lugar a que se le sancione. Así lo ha establecido la Corte Suprema en la Casación Nº 6503-2016-JUNÍN.

En el presenta caso, una trabajadora demanda solicitando su reposición laboral contra su empleadora, ya que fue despedida por la  aparente comisión de falta grave de incumplimiento de obligaciones de trabajo, no siendo los sustentos suficientes establecidos por el demandado criterios necesarios para configurar la gravedad de la falta.

Por el contrario la empleadora sostiene el incumplimiento de obligaciones los cuales se estipulan en el Reglamento Interno de Trabajo, generando esta omisión un perjuicio económico además de atribuir a la demandante el extravío de documentación de la empresa, generando contradicciones en su descargo por tal situación.

Al respecto las instancias de mérito declararon fundada la demanda debido a que, entre otros argumentos, consideraron que no se apreciaba con claridad la gravedad del incumplimiento imputado a la trabajadora, pues, la demandada se centró en determinar que los actos cometidos por la accionante le han causado perjuicio y que inclusive se habría apropiado de documentación de la empresa, sin indicar en qué medida esta infracción calificaría como grave.

Por el contrario la Corte Suprema al examinar lo expuesto señala que las contradicciones en el descargo de la recurrente devienen en un quebrantamiento de la relación laboral, haciendo  insostenible la misma, además de la falta de diligencia (por el tiempo) de la recurrente, no existiendo la vinculación en el perjuicio económico para configurar el incumplimiento de obligaciones, ya que estas suponen el carácter de omisión de labores. Por lo tanto la Sala Suprema  declara fundado el recurso de casación por considerar que la sanción impuesta por el empleador es justa y razonable.

Publicidad


publicidad

Productos


prod
prod
prod
prod
prod
prod
prod
prod