Noticias

Vigencia de una norma de orden pblico no puede ser enervada por una simple declaracin efectuada en el proceso

6 de Septiembre de 2018 | Noticia
Noticia

Siendo el artículo 311 inciso 1 del Código Civil una norma de orden público, su vigencia (es decir, la presunción que contiene) no puede ser enervada por una simple declaración efectuada en el proceso, ni menos por el contenido de un asiento registral, sin que previamente éste haya sido confrontado con otros medios probatorios para determinar la naturaleza del bien patrimonial (por ejemplo el Acta de Matrimonio, de cuya merituación se haría evidente que los bienes materia de controversia se habrían adquirido durante la vigencia del matrimonio). Así lo ha establecido la Corte Suprema en la Casación N° 361-2016 – Tacna.

En el caso en concreto, el recurrente interpone demanda de Nulidad de Acto Jurídico contra su ex cónyuge y otros, solicitando que se declare la nulidad de los actos realizados por estos últimos como la donación de un inmueble y la escritura pública de cesión de derechos sosteniendo que dichos actos se realizaron durante la vigencia de la sociedad de gananciales por lo tanto, ella estaba prohibida de disponerlos sin su consentimiento, siendo nulas por falta de manifestación de voluntad.

Al respecto, las instancias de mérito declararon infundada la demanda al considerar que los actos jurídicos que pretenden sean declarados nulos, si bien efectivamente fueron realizados durante la vigencia del matrimonio entre las partes, debe precisarse que dichos bienes figuraban en la vía registral como propiedad únicamente de la demandada.

No obstante, la Corte Suprema considera que es necesario tener en cuenta el artículo 311 inciso 1 del Código Civil, el cual establece una presunción relativa en el sentido que se presume que los bienes que conforman el régimen patrimonial del matrimonio son bienes sociales, salvo prueba en contrario y al ser este artículo una norma de orden público, su vigencia (es decir, la presunción que contiene) no puede ser enervada por una simple declaración efectuada en el proceso, ni menos por el contenido de un asiento registral, sin que previamente éste haya sido confrontado con otros medios probatorios para determinar la naturaleza del bien patrimonial (por ejemplo el Acta de Matrimonio). En consecuencia, se aprecia la inconsistencia lógico – jurídica de la argumentación propuesta por el Ad quem.

Por lo expuesto, la Corte Suprema declara fundado el recurso de nulidad interpuesto por el recurrente.

Publicidad


publicidad

Productos


prod
prod
prod
prod
prod
prod
prod
prod