Noticias

edificacin efectuada en terreno de esposa es otorgada al cnyuge que acredit los gastos para su construccin

2 de Julio de 2020 | Noticia
Noticia

La sustitución del régimen patrimonial genera efectos entre los cónyuges desde la fecha del otorgamiento de la escritura pública, mientras que su inscripción es exclusivamente para oponerse frente a terceros más no a las propias partes. En consecuencia, si uno de los cónyuges acredita que efectuó gastos para la edificación del edificio sobre el terreno el bien propio del otro cónyuge, entonces aquel debe ser declarado único propietario de las construcciones realizadas sobre el terreno.

Así lo estableció la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema en la Casación N° 2310-2018-La Libertad, en un proceso de declaración judicial de único propietario en el que el cónyuge demandante pretendía que se declare como bien propio, las construcciones realizadas sobre el inmueble bien propio de su esposa, por cuanto alega que la obra fue solventada con sus propios recursos.

Según la Corte Suprema conforme a los artículos 301 y 302 del Código Civil, existen dos regímenes extremos y contrapuestos entre sí: el de la comunidad universal de bienes y deudas, por la que la sociedad conyugal se convierte en titular único de un solo patrimonio, no importando la causal, época o el fin en el que fueron adquiridos o contraídas las deudas, los mismos que al término del régimen después de cubierto el pasivo, se dividen por igual entre los dos cónyuges; y el régimen de separación de bienes, donde cada cónyuge conserva la propiedad de todos los bienes obtenidos antes y durante el matrimonio

En ese sentido, las relaciones económicas de los cónyuges están sujetas a un ordenamiento jurídico determinado; y, en el caso peruano, se da la existencia de dos regímenes: el de la sociedad de gananciales y el de separación de patrimonios, los mismos que vienen delimitados por la ley. Por su parte el artículo 296 del Código Civil, establece que durante el matrimonio, los cónyuges pueden sustituir un régimen por el otro. Para la validez del convenio son necesarios el otorgamiento de escritura pública y la inscripción en el Registro Personal.

La Sala Suprema considera que el nuevo régimen tiene vigencia desde la fecha de su inscripción; sin embargo, el artículo 318 numeral 6 del Código Civil, establece como causales de fenecimiento de la sociedad de gananciales el cambio de régimen patrimonial; mientras que el artículo 319 prevé que para las relaciones entre los cónyuges se considera que el fenecimiento de la sociedad de gananciales se produce en: “la fecha de la escritura pública, cuando la separación de bienes se establece de común acuerdo (…) respecto a terceros el régimen de sociedad de gananciales se considera fenecido en la fecha de la inscripción correspondiente en el registro personal”.

Así, cuando la Sala Superior consideró que la pretensión invocada por el hoy casacionista debe ser desestimada al no haberse acreditado los supuestos regulados por el artículo 296 del Código Civil -pues a su entender las construcciones materia de demanda se edificaron sobre el terreno sub litis dentro de la vigencia de la sociedad de gananciales- tal conclusión resulta errónea, ya que transgrede los alcances previstos por el artículo 197 del Código Procesal Civil, pues no advirtió que los hechos invocados como fundamentos de su pretensión se encuentran circunscritos y acreditados dentro de los lineamientos regulados por el artículo 318 numeral 6 del Código Civil.

Por consiguiente, conforme a lo preceptuado en dicho ordenamiento legal, el fenecimiento de la sociedad de gananciales se dio en la fecha en que partes suscribieron la escritura pública de sustitución de régimen patrimonial; y, si bien dicho acto jurídico se registró mucho años después, el órgano de mérito no advirtió que el mandato del artículo 296 del Código Civil, es exclusivamente para oponerse frente a terceros más no a las propias partes.

Siendo esto así y considerando los contratos de servicios de gasfitería, de armado de estructuras de fierro, instalaciones eléctricas, así como el de obra por administración y suministro de energía eléctrica, como los recibos por honorarios corrientes, los gastos realizados para la edificación del edificio sobre el lote sub litis han sido realizados por el demandante, no habiendo acreditado en forma alguna la demandada que el dinero invertido haya procedido de su propio peculio como mal lo determinó la Sala de mérito, porque de lo vertido y actuado en autos sólo se ha acreditado que la misma entregó el dinero mas no la propiedad del mismo.

Por tales argumentos la Sala Suprema en aplicación del artículo 396 primer párrafo del Código Procesal Civil, declaró fundado el recurso de casación y nula la sentencia de vista y actuando en sede de instancia procede a confirmar la decisión adoptada por el Juez de la causa que declaró fundada la demanda y como propietario de las obras de edificación a la parte actora.

 

Publicidad


publicidad

Productos


prod
prod
prod
prod
prod
prod
prod
prod

Contactenos

VENTAS
Teléfonos: 710 - 8900 - Anexos: 102 - 111 - 112- 114 - 246

ÁREA LEGAL
Teléfonos: 710 - 8900 - Anexos: 317 - 318

Email: ventas@gacetajuridica.com.pe

Suscríbase


©2016 Dialogo con la Jurisprudencia. Todos los derechos Reservados. Desarrollado por el Departamento de Informatica