Cónyuge abandonado debe probar falta de justificación del abandono (22/08/2011)

En la Casación Nº 5128-2010-Lima, la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema de Justicia ha señalado que la causal de divorcio de abandono injustificado del hogar conyugal se inscribe dentro del sistema del divorcio sanción, por lo que resulta de lógica jurí­dica que quien promueve la acción debe acreditar la culpa del cónyuge demandado. Con este fallo se dejan de lado criterios como el del Expediente Nº 3058-97, de la Corte Superior de Lima, sentencia en la que se señalaba que se configura la causal de abandono injustificado de la casa conyugal cuando existe la intención deliberada de poner fin a la comunidad de vida matrimonial, por lo que corresponderá al cónyuge emplazado acreditar los motivos que justifiquen su apartamiento (El Peruano, 31/07/1998).

En nuesta opinión, el criterio supremo señalado es cuestionable. Al efecto, puede verse que en el caso concreto, la cónyuge demandada habí­a realizado viajes al extranjero, lo que se alegó como causal de abandono; pero se demostró también que con anterioridad a ello la demandada habí­a demandado a su cónyuge para que cumpla con sus obligaciones alimentarias. Asimismo, ella acreditó que se hizo cargo de los hijos y que la separación se debió a problemas en la relación de pareja, incluidos problemas económicos. Todas estas circunstancias justificaron claramente el abandono, conforme lo acreditó la demandada.

Pese a ello, la Corte Suprema interpretó que la causal de divorcio por abandono injustificado del hogar conyugal se inscribe dentro del sistema del divorcio sanción, por lo que quien promueve la acción debe acreditar la culpa del cónyuge demandado. Añadió que sobre la base fáctica del abandono del hogar conyugal se pretendí­a en el caso acreditar lo injustificado del actuar de la cónyuge; no obstante, como la causal alegada era de tipo subjetivo, correspondí­a al actor acreditar los hechos expuestos en la demanda, de conformidad con lo previsto en el artí­culo 196 del Código Procesal Civil. Al final, con este argumento se dio la razón a la demandada, declarándose infundada la demanda.

Ahora bien, aún cuando el fallo final nos parezca correcto, la Corte Suprema obvia en su argumentación que en el caso especí­fico del abandono injustificado del hogar "el demandado deberá acreditar las causas que justifican su alejamiento, como podrí­an ser los supuestos de cese de la cohabitación por razones ajenas a su voluntad -por ejemplo, que resulta justificado- o que el abandono se debe a conductas del otro cónyuge actos de violencia fí­sica o sicológica, impedirle el ingreso al domicilio conyugal o expulsarlo de este, etc. Todo ello se sustenta en el criterio de quien ha hecho abandono de la convivencia, tendrá a su cargo probar las causas que lo justifican" (PLíCIDO VILCACHAGUA, Alex y CABELLO MATAMALA, Carmen Julia. Comentario al artí­culo 333. Causales de sepración de cuerpos. En: Código Civil Comentado, Tomo II Derecho de Familia (Primera Parte),  tercera edición, Gaceta Jurí­dica, Lima, 2010, p. 355).

En concreto, no se entiende cómo el demandante podrí­a acreditar las circunstancias configuradoras de abandono injustificado, según lo exige la Corte Suprema. Tendrí­a que acreditar la inexistencia de un tratamiento por una enfermedad, el que la cónyuge no debe cumplir un trabajo o un estudio temporal, o que no hubo actos de violencia fí­sica o sicológica, que no impedió el ingreso al domicilio conyugal o no expulsó a la cónyuge. Ello no es lógico y se incurrirá así­ en una suerte de prueba diabólica. Bien mirado el asunto, se constata más bien que es la demandada quien se encuentra en la situación de alegar hechos como los mencionados, por cuanto se tratarí­a de probar hechos positivos, por ejemplo, que sí­ tuvo que someterse a un tratamiento o que sí­ hubo violencia en su contra, etc.

Por lo tanto, concordamos con el criterio imperante en la doctrina que pone a cargo del cónyuge demandado por abandono injustificado del hogar conyugal, que pruebe las causas que justifican su actuar, siendo entonces correcto el fallo supremo en cuanto da la razón a la cónyuge demandada, pero no por el criterio interpretativo aplicado.

 
Jurisprudencias Relevante
 
DETERMINACIÓN DE RELACIÓN LABORAL  (30/05/2016)
JUBILACIÓN MINERA (11/04/2016)
Remuneraciones devengadas en procesos de Amparo (07/01/2016)
LA PROPIEDAD ESTA SUJETA A SU EJERCICIO (07/12/2015)
DEBERES DEL JUZGADOR AL RESOLVER RESPONSABILIDAD CIVIL  (03/12/2015)
Ver más  >>>
 
 
 
Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores - Lima / Perú - Teléfonos: 710 - 8900 / Telefax: 241-2323
Email : ventas@gacetajuridica.com.pe